Porque El Diesel Es Mas Caro Que La Gasolina

Pero ¿por qué se produce este impactante crecimiento del precio del gasóleo en frente de la gasolina? La meta no es otro que retomar el control sobre los costes de los combustibles fósiles, que vieron recortado su valor de referencia en Europa en un 31 % desde marzo. En este sentido, las afirmaciones de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, haciendo referencia al establecimiento de un tope al precio en toda Europa, no han cooperado positivamente.

Europa, además, importa de manera directa un 18% del diésel que consume. Rusia es el principal proveedor, hasta el punto de que en las sanciones económicas que la Unión Europea ha impuesto no hay por ahora embargos a petróleo y derivados. Un candidato para reemplazar en un medio plazo podría ser China, pero están limitando poco a poco más la venta al exterior para asegurar su suministro de adentro. Toda la actualidad de todo el mundo del automóvil y la motocicleta, tecnología, seguridad, conducción y eficiencia en tu buzón de correo.

Con la temporada de cosecha, las sanciones rusas que presionan el precio del petróleo y los continuos costes de refinación en aumento, no parece probable que el valor del diésel baje en estos instantes. Además, Collado explica que si bien el diésel tenga un trato fiscal preferente en comparación con la gasolina, con la subida de los costes ese trato favorable por el momento no se nota. Teniendo en cuenta todo lo mencionado, si añadimos a la ecuación el conflicto de Rusia y Ucrania, el tema se complica. Rusia es uno de los principales productores de este género de petróleo con el que se genera el diésel, y lógicamente también es uno de los mayores exportadores.

Pobre Aptitud De Refino En Europa

“Si disminuimos las exportaciones de Rusia, estamos con que hay menos cantidad disponible, tenemos menos materia prima para producir diésel. A lo largo de esta escasez relativa, los costos incrementan”, apunta Collado. Mencionado lo anterior, no hay embargos sobre el crudo y los modelos refinados rusos, y formalmente, no ha habido “cierre de grifos” por la parte de Moscú. Entonces, ¿de dónde viene el particular sobrecalentamiento del mercado del gasóleo? En parte, por la resolución de ciertas compañías de limitar las transacciones con Rusia. Como es lógico, en el momento en que hay una oferta más escasa en frente de una elevada demanda la consecuencia mucho más inmediata y directa es la subida de costos, así como sucede con el diésel.

En los territorios mayoristas de todo el mundo, donde se comercializan los carburantes antes de llegar a las gasolineras, la activa es obviamente la del mercado libre. Por tanto, en función del equilibrio de la oferta y la demanda, el gasóleo puede servir mucho más que la gasolina, o al reves. No obstante, hay múltiples razones mucho más para esto, comenzando por la situación geopolítica actual y remontándose a la historia aproximadamente reciente. No en vano, estos automóviles, pese a ser más costosos que los de gasolina equivalentes, se justifican por sus consumos más bajos, pero esa ventaja se disipa por la actual diferencia de precios entre los carburantes. De entrada, esta situación no debería cambiar a corto plazo, si bien ojalá que un próximo fin de la guerra cambie las tornas. Por supuesto, ahora mismo semeja que se están dando todas y cada una de las condiciones para ofrecer la puntilla (valga el símil taurino) a los turismos nuevos con motor turbodiésel.

El valor medio a 16 de septiembre en Península y Baleares es de 1,885 €/l para el gasóleo A y de 1,722 €/l para la gasolina sin plomo 95. Al precio original del comburente se añaden los costes de distribución y almacenamiento, que suponen un aumento de alrededor de un 16%, y después se muestran los impuestos. Por un lado, el Impuesto Particular de Hidrocarburos grava con una cantidad fija por litro de comburente (0,47 euros para la gasolina y 0,38 en el gasóleo); por otro, se suma el 21% de IVA. El alto precio de los combustibles prosigue siendo entre las principales consecuencias de la guerra de Ucrania, que perjudica a millones de personas. Entre ellos, el coste del diésel y de la gasolina son algunos de los que mucho más quebraderos de cabeza dan a los usuarios.

“En este momento lo que ha pasado es que de los primordiales actores que suministran este producto hemos quitado uno, y en consecuencia el valor subió. O sea de esta forma porque los mercados reaccionan frente esa información y los que tienen la materia prima saben que los demandantes van a estimar mucho más, entonces se anticipan y los costos suben por la oferta y demanda”. Hace algo menos de 10 años, la disparidad por los turismos diésel en España provocó que la mayor parte adquiriesen uno. Sin embargo, ya todos entendemos lo contaminantes que son y en España, por poner un ejemplo, 2017 fue el año del cambio, ya que las ventas de vehículos de gasolinasuperaron a las de diésel (51,1 y 48,3%) , un cambio de pensamiento importante teniendo en cuenta la tradición del país. Al menos sobre el papel, el diéseles un destilado del petróleo menos refinado que la gasolina, por lo que su producción y en consecuencia, su precio, debería ser siempre y en todo momento más barata que la de esta.

Descuento De 20 Céntimos A Lo Largo De 2022

En febrero de 2023 los productos petroleros rusos van a estar vetados y no hay tiempo a que las refinerías europeas se adapten a nuevos petróleos. Refinar diésel era más económico que llevar a cabo gasolina, pero las regulaciones ambientales incluyen medidas para achicar sulfuros que lo ha encarecido. Pero el inconveniente del precio del diésel va más allá de la automoción. Este combustible representa el 80% del consumo de combustibles en España. Se usa en agricultura, industria, automóviles de reparto… cualquier aumento en el valor se marcha a acabar reflejando en la inflación de otros recursos, como ya ocurre.

Además de las subidas y bajadas en el precio del barril de brent, referencia en Europa, los artículos refinados “tienen sus activas”, enseña la AOP. Y las tarifas, con altibajos, se han disparado en los últimos meses. “La cotización internacional del gasóleo ha subido mucho más que la de la gasolina y que la del crudo. Las causas son muy complicadas de determinar en un momento tan dinámico, pero puede afectar un descenso de la oferta –una parada técnica en una refinería, por ejemplo– o un incremento de la demanda”, añaden las fuentes de la AOP. El precio no se apoya en lo que cuesta el petróleo, sino en la cotización internacional de los artículos ahora refinados. En la situacion del diésel, el incremento de la demanda, un descenso de oferta por la guerra en Ucrania, paradas en refinerías, han contribuido a ese encarecimiento.

Sin embargo, vieron de qué manera en las últimas semanas el precio de la gasolina se ha ido estabilizando al paso que el del gasóleo sigue absolutamente disparado. Desde finales del mes de agosto, la brecha entre el coste de los dos carburantes fué incrementado, siendo el diésel ahora hasta 20 céntimos por litro más costoso que la gasolina. En verdad, según la página web , el precio medio de la gasolina de 95 octanos, a día 13 de octubre de 2023, se situa en 1,759 euros el litro, al paso que el del diésel normal está en 1,940 euros, y la gasolina de 98, en 1,923 euros. Estas cifras no tienen dentro la subvención del gobierno de 20 céntimos el litro que va a estar libre, al menos, hasta el 31 de diciembre de este año.

Desde hace semanas, repostar diésel es varios céntimos mucho más caro que atestar el depósito de gasolina. El día de hoy, en concreto, el valor medio del litro de gasóleo se sitúa en 1,97 euros, mientras que el de la gasolina Sin Plomo 95 se queda en 1,77. “Lo que realmente fija los costes en el surtidor no es el coste del crudo, sino la cotización en todo el mundo de los productos refinados”, apuntan fuentes de la Asociación Española de Operadores de Artículos Petrolíferos . Esta mayor demanda de diésel en España también ha animado que los costes del combustible en este país aumenten mucho más que en otros países vecinos, donde los automóviles de gasolina, los híbridos y los eléctricos tienen mayor penetración.

No obstante, actualmente vivimos con la soga al cuello, y estamos viendo un continuo encarecimiento, más que nada tras la pandemia, del petróleo. Aun de esta forma, el valor del diésel ha dado el sorpaso en comparación con el de la gasolina por dos grandes causas. Y sucede que, salvo que la situación bélica en el este de Europa pegue un giro drástico, en el mes de febrero llegan novedosas sanciones de la UE.

También, el gasoil se genera desde el gas natural, cuyo coste se ha disparado en los últimos tiempos. Un tercer fundamento es el incremento de la demanda de este comburente en ámbitos como la industria, la pesca o la agricultura. Tampoco hay carices de que el gas natural baje de precio, sobre todo porque el gas ruso fué sustituido en buena parte por gas estadounidense, que llega en buques metaneros, lo que lo encarece respecto del que llega por gasoductos.