Que Mirar En Un Coche De Segunda Mano

También te invito a que eches un vistazo a la guía de consejos para comprar un coche de segunda mano. Comprobar un coche de segunda mano no es complicado y en pocos minutos vas a poder eludir sustos en el futuro. Si bien la revisión del coche es primordial, en el final, solo conduciéndolo es cuando nos vamos a dar cuenta cómo marcha y de qué forma está verdaderamente ese vehículo. Circula por un paseo que integre ciudad y carretera , a fin de que logres verificar el estado del motor, de las marchas, los frenos, los amortiguadores, etc. Busca sonidos extraños y no dejes que el vendedor ponga la radio o abra las ventanas a lo largo de la prueba.

Aunque sea una pequeña vuelta en los aledaños y sin ponernos al volante, es parcialmente fácil advertir un embrague desgastado, holguras en la dirección o sonidos que proceden de los sistemas de suspensión. A propósito, a un coche de fumador frecuente es posible que lo podamos sacar unos euros mucho más barato gracias a la viable presencia de fragancias o desperfectos en la tapicería o consola central. En base al tipo de carrocería que mucho más se ajuste a nuestros requerimientos podemos llevar a cabo un listado de todos y cada uno de los coches de ese tipo, y a partir de ahí empezar a investigar. En un vehículo de segunda mano el factor de la confiabilidad es primordial y por medio de internet logramos hallar mucha información de primera mano procedente de dueños con la que hacernos un concepto de su durabilidad.

Qué Revisar Dentro De Un Coche De Segunda Mano

El kilometraje es buen indicativo del empleo del coche, pero con matices.Un vehículo con una antigüedad de 15 años y con pocos km en comparación no tiene por qué razón hallarse en buen estado. Puede haber estado mal preservado o haberse usado primordialmente por localidad, lo que se traduce en un mayor deterioro o desgaste mecánico, especialmente en motores turbodiésel. Asegurémonos asimismo de que las luces interiores están en buen estado y que, al encender el motor, los testigos de observación del tablero marchan correctamente. Por último, debemos comprobar el equipo de música, sistema para la navegación, sensores de aparcamiento y, generalmente, toda la tecnología de la que disponga el vehículo.

Mejor un modelo superventas para tema de recambios y talleres, menos adversidades. Hoy día es difícil que se falsifiquen los kilómetros de un turismo, puesto que desde hace años, al pasar la ITV se apunta el número de kilómetros que tiene el coche en el momento de la inspección. Asimismo hay turismos comprobados por empresas independientes (que valoran km y estado mecánico), con los que no tendremos ese inconveniente. Afortunadamente, ahora hay seguros que cubren fallos mecánicos en coches de segunda mano (y que sirven de garantía en compra/venta de particulares). Verifica los niveles de aceite, del líquido refrigerante y el de frenos. Si alguno está bajo o si tiene un aspecto degradado, desconfía del vehículo.

Busca un espacio seguro y efectúa frenadas profundas para controlar que el comportamiento del vehículo sea equilibrado y preciso. No debe desviarse ni tremer, si ocurre algo de esta manera es porque hay un problema en el conjunto de frenos. Al fin y al cabo verifica que el coche responda bien a todas y cada una de las órdenes y que se muestre seguro a alta velocidad. No dudes en efectuar todas las pruebas que estimes oportunas, en un margen de seguridad lógico, claro.

Soliciar El Informe De Tráfico De Un Coche De Segunda Mano

Tan solo es necesario un contrato de compra/venta, el permiso de circulación, la tarjeta de la ITV y el recibo del último impuesto de matriculación, aparte de los DNI de comprador y vendedor. Puede efectuarse a través de una gestoría o uno mismo en la dirección provincial de la DGT tras abonar una tasa en Hacienda. “Igualmente, los vehículos automáticos asimismo pueden enseñar problemas en la caja de cambios y, por ende, han de ser revisados”. El precio de esta sustitución es muy elevado y puede conllevar unas 9 horas de trabajo en taller.

Hay que tomar en consideración que si bien un coche no tenga las revisiones selladas en la vivienda oficial puede estar a la perfección mantenido y haber recibido toda la atención periódica precisa en otros establecimientos igualmente válidos. Tampoco tener un libro de revisiones perfectamente cumplimentado no nos garantiza que el turismo esté bien. Una prueba del vehículo es también una sección fundamental del desarrollo de decisión. Pasando al habitáculo tendremos que ser tan minuciosos o más que con el exterior en el momento de investigar un vehículo de segunda mano. Al final de cuenta el interior del coche será donde mucho más interactuemos con el turismo y su buen estado marcará una diferencia destacable entre un coche bien mantenido y uno descuidado a su suerte. El estado de la pintura nos puede señalar el tipo de empleo que ha tenido, si ha dormido en garaje o en la calle, pero hay mucho más cosas en las que fijarse.

Cómo Convenir Un Óptimo Precio Para Un Coche Utilizado

Si está bien, volverá a su situación inicial y no oscilará más; si no, te tocará cambiar los amortiguadores (desde 350 €). Con todas y cada una estas comprobaciones es probable que el potencial vendedor acabe la visita un tanto sorprendido por su exhaustividad, pero a buen seguro habremos reducido al mínimo el peligro de llevarnos a casa un turismo en estado deplorable. En caso afirmativo, probablemente los amortiguadores deban ser sustituidos.

El aceite no ha de estar muy negro ni muy viscoso, al paso que un líquido de frenos en estado deplorable se ennegrece (sustitúyelo cada un par de años) y puede oxidar las partes internas del sistema de frenos (cuesta desde 100 €). El arranque de un motor, así sea diésel o gasolina, debe ser inmediato (en los diésel, espera a que se apague la luz de los calentadores). Esto último señala un alto número de km y puede ser necesaria una rectificación del motor, algo que sobrepasa los 600 €. «Si o sea de este modo, puede ocasionar inconvenientes de desgaste desigual en los neumáticos, dirección y suspensión», precisa el Director Comercial de Automóviles Alhambra.

A unos 60 km/h y en una carretera recta y sin tráfico, frena con determinada contundencia. El vehículo debe mostrarse permanente y no irse hacia ningún lado; si no, puede haber un problema en los frenos, o un fallo de alineación o incluso de suspensión. Comprar un vehículo de segunda mano tiene sus virtudes y desventajas, y entre estas últimas resalta el desconocimiento general del trato que ha recibido el vehículo por parte de sus precedentes propietarios. Como además de esto los turismos demandados cada vez son más viejos, descubrirlo resulta más bien difícil si cabe, en tanto que es más simple para el vendedor camuflar probables fallos. Sin embargo, prestando algo de atención a ciertos datos, para comprobar que todos los elementos están en correctas condiciones, puede hacerse una aceptable compra.

que mirar en un coche de segunda mano

Finalmente, debemos cumplir el trámite con la DGT y abonar las tasas de cambio de titularidad del vehículo en un período de 30 días desde la firma del contrato. 27,85 euros para los ciclomotores y 55,70 euros para el resto de automóviles. Aparte de alumbrarse en el momento en que los accionas (de no hacerlo, señala una lámpara fundida o un fallo en la centralita de luces), tienen que tener la intensidad suficiente y no enseñar ninguna oscilación. De lo contrario, hay un inconveniente que puede perjudicar al alternador (desde 150 €), a la centralita de luces (desde 200 €) o al cableado (desde 30 €). Verifica asimismo que el aire acondicionado expulsa aire frío en menos de un minuto (solventarlo puede costar desde 70 hasta 800 €) y que la calefacción funciona.

Por muy poca proporción de dinero puedes comprobar si el vehículo tiene algún embargo (el nuevo dueño sería el encargado de levantarlo), si fué importado y el número de dueños anteriores . Hay que revisar que no haya pérdidas, más que nada en el líquido refrigerante, ya que se hace cargo de mantener la temperatura del motor. Revisar con detalle el estado de un vehículo utilizado es la mejor forma evitar sorpresas desapacibles en la adquisición; los expertos de Norauto repasan los 10 elementos importante. El primero no posee coste y ofrece una información básica como fecha de matriculación en España o la eventual incidencia que logre impedir su transferencia o circulación. El informe terminado en cambio nos dará toda la información administrativa, datos del titular, historial de ITV, kilometraje, número de sucesos y cargas además de otros datos. Si un dueño nos facilita las facturas nos estará demostrando su atención por el vehículo.

Prueba El Vehículo Antes De Adquirirlo

Las averías o fallos más frecuentes relacionadas con el humo en los turismos recientes suelen ser el turbo, que en casos extremos provoca una espesa humareda que sale del escape y que apesta a aceite quemado (desde 1.000 euros) o problemas con la junta de culata (desde 1.500 euros). Otros fallos tienen la posibilidad de estar relacionados con el desgaste del motor, algo viable en motores con demasiados kilómetros. Otros elementos como un volante o un taburete del conductor muy gastados (y los mandos que mucho más se emplean, como los de ventanas, radio y aire acondicionado) tienen la posibilidad de hacernos suponer en un turismo con escasos kilómetros. Aquí entra en juego la calidad de los materiales usados, diferentes en cada marca y modelo, pero frente a la duda siempre puedes revisar exactamente en qué estado se conservan los del mismo modelo de una antigüedad similar. Hoy vamos a comprobar qué puntos son los mucho más esenciales en el momento de buscar, escoger y comprar un turismo utilizado, y lo haremos pasito a pasito, explicando en qué debemos fijarnos para tomar una decisión correcta. A la hora de buscar un turismo de segunda mano, el exterior se convierte en entre los elementos que más vigila la gente antes de comprar, pero es donde el vendedor más nos puede mentir, así que no te fíes.

Sobre el combustible, andas en el límite frecuente entre diesel y gasolina. Gasolinas hay pocos comparados con los modelos diésel, con lo que no descartaría ninguno de comienzo. La suavidad y silencio de un gasolina son inmejorables para un tractor de gasóleo. Eso sí, de escoger diésel, escapa de modelos con Fap, porque tendrás inconvenientes con el perfil de uso que comentas realizar. A partir de 2009, las ventas en España se desplomaron, con lo que la oferta de modelos es menor que en años como 2007. Entonces si deseas algo BBB, tienes que tener paciencia (puedes tardar hasta 3 ó 4 meses en ver algo decente al 100%).

Los expertos de Norauto recomiendan comprobar exactamente en qué estado se encuentra el vehículo en lo que respecta al cuidado, sabiendo los gastos futuros. Comunmente y sobre todo en el caso de los vendedores profesionales los anuncios siempre y en todo momento se ponen con cierto margen, no son costes definitivos, y con educación y buenos modales posiblemente consigamos un precio algo más atrayente que el comunicado en un principio. Adicionalmente la Dirección General de Tráfico nos facilita un servicio con el que tenemos la posibilidad de comprender el historial del vehículo y, más que nada, si tiene alguna carga. Es el informe de Tráfico que ahoar ya se puede pedir vía telemática y su coste es de 8,50 euros.