Renault Zoe Ze 40 (r90)

Y no charlamos únicamente de marcas premium o de bastante lujo, asimismo de generalistas, como Hyundai con su recién estrenado Kona eléctrico. De momento, pudimos evaluar durante una semana el vehículo eléctrico mucho más vendido en España, el Renault Zoe. Es sin dudas el ámbito en el que mucho más cómodo se expone, si bien se ve penalizado por una visibilidad achicada ocasionada por el diseño del pilar C y por unos retrovisores con poco ángulo de visión. En unos pocos años, los eléctricos van a tener aún más autonomía y serán aún más económico. Solo requerimos mucho más apoyos públicos a la implantación del vehículo eléctrico, prácticamente paralizada desde hace años en España.

renault zoe z.e. 40 (r90)

El Renault Zoe es el vehículo urbano ideal y aunque también es capaz de salir de la región, no está pensado apra ello y todo en él lo recuerda (especialmente su accionar dinámico y su consumo). Proporciona una autonomía mucho más que bastante para un empleo períodico en las considerables zonas urbanas tal como un elevado confort . El valor de alquiler de la batería de un Renault Zoe 40 es de 69 euros por mes si recorremos un máximo de 7.500 km al año. Si haremos más de 7.500 km al año, el precio del alquiler empieza a subir. Pero si sostenemos esa agilidad bastante tiempo, el consumo se dispara y la autonomía de la batería reduce tan de forma rápida como vamos, con un consumo instantáneo de 50 kWh y una autonomía de 100 km si no levantamos el pie. Eso sí, hasta 70 km/h, que luego la electrónica cubierta la distribución de par y capacidad a fin de que no nos fundamos la batería en el menor tiempo que cuesta leer andas líneas.

Equipamiento Y Costes Del Renault Zoe

Pero desde 2017 dió un paso importante con una exclusiva batería con una consistencia energética prácticamente multiplicada por 2. Renault charla de este modo de una autonomía en condiciones reales de uso de hasta 300 km (200 km en invierno con temperaturas realmente frías). No hay diferencias estéticas con el modelo que se vende hasta la actualidad, más allá de nuevos colores de carrocería y distintas opciones para el interior. Existen asimismo la opción de comprar un cargador específico para cargas veloces, el Quickcharger, que, eso sí, disminuye la autonomía a 370 km (dato de homologación), pero que parece más que bastante para la mayor parte. Renault vende el Zoe con una toma de corriente llamada “Camaleón”, que se adapta a la intensidad y potencia recibida para recargar la batería lo mucho más de manera rápida viable.

De esta manera, si la capacidad de la batería reduce bajo el 75% o hay algún otro problema con ella, se cambia de forma completamente gratuita. Su mayor virtud es la autonomía, más que nada desde el momento en que fue actualizado. Prácticamente todas las fabricantes están desarrollando eléctricos o programas de electrificación, en estados aproximadamente avanzados. Renault y Nissan tienen cierta ventaja, ya que desde 2011 ya apostaron por el vehículo eléctrico. Aunque todavía es un nicho, no es baladí que Renault tenga una cuota de mercado del 25% en vehículos de cero emisiones en nuestro país.

Gama, Precios

Su instalación está en estos instantes subvencionada en unos 1.000 euros por Renault. Su instalación es viable tanto si vives en una casa individual, tal y como si aparcas tu coche en un garaje comunitario – en este caso requerirá la autorización de la red social y la instalación de un contador aparte. Por desgracia, en estos momentos en España no disfrutamos de una red aceptable de estaciones públicas de recarga.

renault zoe z.e. 40 (r90)

La ruta de esta presentación nos llevaría desde Lisboa hasta la región de Óbidos, en la propia costa, pero al norte de la ciudad más importante. Los causantes de Renault desearon que exprimiésemos la autonomía del Zoe, y propusieron la colocación de una pegatina sobre el medidor de autonomía, para “sorprendernos” por fin de la ruta de pruebas, de unos 170 km. Nosotros optamos por quitar la pegatina, y decidimos conducir el coche sin demasiados miramientos, como lo haría alguien poco preocupado por sus consumos y autonomía sobrante, acelerando de manera fuerte.

Zoe

Dentro del Zoe, espacio no falta para tratarse de un coche urbano. De hecho, la habitabilidad es muy similar a la de un Renault Clio. El espacio para las piernas no es que sea muy holgado, pero tampoco se le puede soliciar mucho más a un coche de poco mucho más de 4 metros de largo. Y ciertos pasajeros podrán considerar que el respaldo de los asientos es bastante vertical.

Si nos marchamos a quedar el vehículo diez años o mucho más, quizá sea una aceptable opción tener la propiedad del coche y de las baterías. El valor de alquiler de la batería de un Renault Zoe 40 es de 69 euros por mes si recorremos un máximo de 7.500 km por año. Si vamos a hacer considerablemente más de 7.500 km al año, el valor del alquiler comienza a subir. Se va a poder alquilar la batería por una cantidad mensual y, a diferencia de en este momento, también comprarla (en las versiones mucho más altas). La versión de acceso a la gama es el ZOE R240 Life, con 88 CV, 240 km de autonomía y unas baterías que solo dejan el alquiler.

A lo largo de la prueba recorrí un total de 184 km, de los que unos 120 km fueron por autopista, 30 km por carreteras secundarias y otros 30 km por ciudad. Como puede verse, el escenario es el peor posible para un eléctrico, ya que por autopista la autonomía baja muy rápidamente. En el instante de dar el vehículo, tenía una autonomía restante de 71 km (24% de la batería), lo que hacía una autonomía teorética de 255 km. Los Renault Zoe se venden en ediciones Entry, Life, Intens y Bose. Pensada a compañías y flotas, la versión de acceso posee un equipamiento muy parco, aunque por suerte dispone de aire acondicionado o sistema de infoentretenimiento. Lo único que el Zoe Life añade a la versión Entry es la batería de 41 kWh.

Se puede llevar a cabo vía la clásica financiación o un préstamo de una entidad financiera de toda la vida. Si nos marchamos a quedar el coche diez años o mucho más, quizá sea una buena opción tener la propiedad del vehículo y de las baterías. De manera general, el equipamiento de serie del Renault Zoe no es especialmente espléndido. O sea, aparte de los elementos obligatorios, como el ABS o el control de estabilidad y airbags frontales, cuento con el climatizador automático, los elevalunas eléctricos delanteros y los retrovisores eléctricos.

Dicho de otra manera, siempre creí que el Zoe habría sido una propuesta mucho más original para el Clio que el diseño de hoy. El Renault ZOE 2013 es un utilitario eléctrico con unas baterias de 22 kWh que le dan permiten mover su motor eléctrico de 88 CV durante 210 km. No está mal, pero los movimientos de sus rivales potenciales, como el BMW i3 33 kWh o el Nissan Leaf 30 kWh le habían dejado un poco atrás. Y sucede que tras presentarlo en el Salón de París llegará al mercado el nuevo Renault Zoe R90. Después de un tiempo en el mercado, el Renault ZOE se ha convertido en entre los automóviles eléctricos mucho más populares de Europa. Las geniales cantidades de ventas lo acreditan y, tras actualizarse, quiere acrecentar su éxito a base de aumentar su autonomía.